Teletrabajo: qué es, quién puede hacerlo y cómo activarlo desde casa

El teletrabajo está ganando cada vez más terreno. Si en marzo de 2020, al estallar la pandemia, esta opción parecía ser simplemente un plan B para hacer frente a la urgencia, hoy en día son cada vez más las personas que prefieren encontrar un trabajo remoto. También muchas empresas valoran positivamente este nuevo sistema. Pero, ¿qué significa teletrabajar? ¿Realmente es el futuro? ¿Cuáles son los pros y los contras? Descubramos juntos las características de este modo de trabajo en ascenso

¿Qué significa teletrabajar?

Con el término teletrabajo nos referimos a un trabajo realizado íntegramente desde casa, gracias al uso de medios digitales e instrumentos de interacción a distancia. Teletrabajar hoy es posible y representa una alternativa válida a ir a la oficina. El trabajo remoto modifica significativamente la actividad laboral, que se vuelve cada vez más orientada a los objetivos y menos determinada por los aspectos relacionales e interpersonales. La organización como sistema complejo formado por individuos y grupos integrados entre sí y orientados al logro de objetivos comunes se está fragmentando, y el trabajar desde casa, en completa soledad o a través de conexiones por ordenador, ahora une a empleados y profesionales independientes.

Diferencias entre teletrabajo y trabajo inteligente

A primera vista, el teletrabajo podría parecer coincidir con el trabajo inteligente, pero no es exactamente así. Con la expresión «teletrabajo» se hace referencia a dónde se realiza el trabajo y con qué tecnologías, mientras que con el término «trabajo inteligente» se hace referencia a cómo se establece este trabajo: de manera flexible y por objetivos. Un empleado en trabajo inteligente podría tener que realizar una parte de su actividad en la oficina; por su parte, un teletrabajador podría tener un enfoque de trabajo o directrices muy poco flexibles, más operativas que estratégicas. Pero una cosa es cierta: el teletrabajo se adapta especialmente al trabajo inteligente, ya que crea un contexto adecuado para la flexibilidad.

La aceleración del trabajo remoto en el periodo Covid

Las dinámicas del cambio en el escenario económico y social de los últimos años (riesgo pandémico y consiguiente crisis de las empresas) han requerido una reorganización de emergencia del trabajo. Reunirse en lugares cerrados se convirtió repentinamente en fuente de riesgos sanitarios, y a esto se sumó el hecho de que muchas empresas, en la crisis general, comenzaron a tener dificultades para soportar los gastos fijos (alquileres, oficinas, calefacción…).

En este contexto, el teletrabajo, que ya existía pero que estaba poco valorado, ha recibido un impulso muy fuerte. De hecho, se ha propuesto como un sistema de trabajo seguro que permite a las empresas ahorrar en muchos gastos que de otra manera serían inevitables.

Teletrabajo, trabajo remoto

¿Es el teletrabajo el futuro?

Trabajar desde casa parece ser el destino de una buena parte de los trabajadores. ¿Pero es realmente el futuro?

A esta pregunta aún no se puede responder con certeza; lo que es seguro es que el teletrabajo tiene ventajas y desventajas que deben ser consideradas por cualquier persona que esté pensando en adoptar este modo de trabajo.

Ventajas

Las ventajas del teletrabajo son muchas. En general, se puede afirmar que permite una mejor organización del tiempo propio y un equilibrio más correcto entre el trabajo y la vida privada, evitando en otros términos la excesiva prevalencia de la actividad laboral sobre el tiempo libre.

Esto se debe a que:

  • Permite elegir cuándo trabajar y qué horarios hacer. Cuando comenzar, detenerse o tomar descansos, sin la obligación de estar físicamente ligado a un lugar, o mejor dicho, al mismo lugar.
  • Da la posibilidad de trabajar en cualquier lugar, incluso al mudarse o cambiar de ciudad: la deslocalización del lugar de trabajo hace posible elegir dónde vivir. Trabajar desde el lugar de vacaciones, desde el mismo lugar donde se pasa el tiempo libre, desde el propio «retiro» ya no es una utopía. En general, el contexto laboral se ve profundamente modificado. El espacio físico donde se desarrollan las tareas ya no constituye un elemento determinante y, por lo tanto, se amplía la libertad individual gracias a la posibilidad de elegir el lugar donde ejercer la propia actividad.
  • Reduce la necesidad de desplazamientos, el tráfico relacionado y, por consiguiente, las emisiones (así como el tiempo perdido por los individuos).
  • Permite evitar los inconvenientes clásicos relacionados con los desplazamientos en transporte público o privado, que implican pérdidas de tiempo, crecimiento de la contaminación y aumento de la carga de estrés individual.
  • Puede aumentar considerablemente la cantidad de tiempo que se pasa con la propia familia.
  • Permite evitar tener que cumplir con muchos de los requisitos tradicionalmente exigidos a quienes trabajan dentro de una organización: desde la vestimenta hasta los códigos de comportamiento. Esto modifica profundamente la relación entre los miembros y la organización, así como la relación entre los propios miembros. Cambia la percepción del trabajo y de la organización para la cual se trabaja. Aumenta el grado de libertad individual ya que se eliminan los sistemas de referencia implícitos y los códigos de comportamiento requeridos para operar en un lugar de trabajo compartido.
  • Incluso para los profesionales independientes, el teletrabajo puede ser una oportunidad interesante para repensar o actualizar su actividad laboral. Sobre todo, permite una fuerte reducción de los costos relacionados con la oficina y los desplazamientos.
  • ¡También puedes, por supuesto, trabajar para una empresa extranjera sin ningún problema de traslado si conoces el idioma local!

Desventajas

  • Posibles problemas de concentración y creatividad: el riesgo de encontrarse siempre en el mismo ambiente, el doméstico, podría hacernos incapaces de razonar fuera de los patrones habituales. Además, la superposición entre el espacio doméstico y el espacio laboral podría causar incapacidad para concentrarse, con la consiguiente disminución del rendimiento. Estrés del trabajo a distancia.
  • Hiper-responsabilidad: pertenecer a un equipo puede marcar realmente la diferencia para muchas personas. El hecho de no poder compartir éxitos y fracasos, sintiendo que se tiene el resultado de todo un proyecto en los hombros, podría generar ansiedad y estrés.
  • Sensación de soledad: sin duda, el hecho de encontrarse con colegas en la oficina puede ser un gran recurso para el estado de ánimo y el sentido de pertenencia. Trabajar de forma remota también significa renunciar al contacto humano durante gran parte del día, con todo el sentido de soledad y desorientación que esto puede implicar.

Buenas prácticas para el trabajo remoto

En este párrafo, queremos ofrecer algunos consejos sobre cómo valorar el trabajo remoto, reduciendo el riesgo de caer en las trampas más comunes.

  1. No estar disponible «las 24 horas del día»: recuerda que no puedes estar siempre disponible. Establece desde el principio los horarios de disponibilidad, para evitar encontrarte pronto en el agotamiento.
  2. No descuides la comunicación con los colaboradores: una de las principales características del teletrabajo es la autonomía, lo sabemos, pero eso no significa que se deba dejar de comunicarse con los propios colegas/empleados/empleadores. Alinear objetivos y monitorear juntos los resultados es fundamental. Nota: una videollamada, con ese mínimo contacto humano que logra devolver, siempre es preferible a un correo electrónico o a un mensaje, incluso porque con sistemas más impersonales, el riesgo de malentendidos y, por lo tanto, de crear tensión aumenta drásticamente.
  3. Dedica una parte específica de tu hogar al trabajo: es importante identificar tu propia ubicación para no tener la sensación de vivir en una gran y estresante oficina o, por el contrario, trabajar de manera demasiado relajada.

Trabajar de forma remota gracias al Digital

El desarrollo de la digitalización, del comercio electrónico y, en general, de las profesiones relacionadas con internet son la principal tendencia de desarrollo de la economía actual. El entorno digital ofrece posibilidades de crecimiento muy amplias. Si deseas teletrabajar, el mundo del trabajo digital podría ser la elección perfecta.

 

E-book gratuito profesiones digitales

 

Las profesiones digitales están diseñadas para trabajar «a distancia».

Por ejemplo, la venta en línea, realizada mediante la apertura de un comercio electrónico o una tienda en línea, no requiere necesariamente disponer de todos los productos en el catálogo, ni de un almacén físico, ni de una tienda física (brick and mortar). Para ser un consultor en línea ni siquiera es necesario tener una oficina, se puede trabajar desde casa de forma remota. Además, se opera y se está insertado en un mercado global, no se limita a su propia dimensión nacional, es posible interceptar con su oferta la demanda global de un producto o servicio.

trabajo remoto, conciliación laboral y familiar

 

Aquí dejamos una lista de los principales trabajos digitales remotos:

  • Ser un consultor en línea

¿Has trabajado durante años en un sector específico? Transfiere tus habilidades al mundo digital y lleva tu profesión en línea. Podrás adquirir nuevos clientes en una base más amplia y abrir nuevos espacios de mercado. Y al mismo tiempo, es una oportunidad para reubicarte: si eres un experto en tu campo, con cierta antigüedad laboral, la consultoría en línea es el resultado natural de tu carrera laboral, la fase final.

  • Abrir una tienda en línea o hacer Dropshipping

La venta a través de tiendas en línea y Dropshipping es un futuro no muy lejano, pero que ya ha comenzado. Las ventas en línea registran tasas de crecimiento constantes cada año. Es una elección obligada tanto en el caso de la transferencia en línea de una tienda existente fuera de línea, siguiendo la lógica de la integración de los dos canales, como en la apertura de una actividad comercial para realizarse exclusivamente en línea, con todas las ventajas que conlleva esa elección. Abrir una tienda en línea puede resultar una elección ganadora.

  • Vender en Amazon

Vender en Amazon permite alcanzar los mercados globales y comercializar productos sin tener que tener un almacén físico o gestionar personalmente la mercancía. Puedes confiar en un líder global cuya marca es sinónimo de garantía y confianza. Puedes aprovechar la red de uno de los Cinco Grandes estadounidenses para tus fines comerciales y adquirir una dimensión internacional.

  • Ganar con las afiliaciones

Gracias a las afiliaciones, el editor o afiliado emprende todas las acciones necesarias para que el anunciante pueda vender su producto. Es, por lo tanto, una actividad de intermediación comercial realizada en la red. Para comprender cómo ganar con las afiliaciones, eligiendo los mejores programas dedicados al marketing de afiliación y utilizando tu propio sitio web o blog, se necesitan las competencias necesarias.

  • Convertirse en un influencer

Puedes aprender cómo aprovechar el enorme potencial de las diferentes redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram, Linkedin, etc. y sumergirte en el mundo del marketing de influencers. Confianza, credibilidad, lealtad, etc.: aprenderás cómo los conceptos tradicionales de marketing son transferibles al entorno web y son la base del éxito de cada influencer.

  • Vender infoproductos

Estudiar las mejores y más apropiadas técnicas con el objetivo de comprender cómo realizar la venta de infoproductos. Gracias también al coaching de implementación, comenzarás desde el principio tu nueva actividad laboral a distancia.

Para más información, no dudes en pedir tu asesoría gratuita con nosotros.

ASESORÍA GRATUITA

 

DESCARGA TU E-BOOK

Aumenta tus conocimientos sobre temas de marketing digital. Elige entre todos los Ebooks de Digital Coach gratis.

"*" señala los campos obligatorios

Hidden
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *